jueves, 7 de junio de 2018

Junio 2018. Bolonia (Tarifa)

VIAJE TOTAL: 391.1 km; 10.4 l/100 km; 2 noches - 12€/noche (5€/24h electricidad no incluido)

Parking Bolonia

     Habíamos escuchado muchas opiniones de esta área, lo mejor, la situación, a escasos 150 metros de la playa, pero la verdad es que no se ve. Desnivelada, hacen falta los calzos y no se consigue nivelar del todo. Tiene toma de agua y desagüe de aguas grises y negras, un fregadero y duchas, estas últimas un poco cutres, la verdad es que podrían mejorarlas un poco. Tienen posibilidad de conectar electricidad pero es muy caro, 5€/día, más caro que la mayoría de los campings, están instalando 25 puntos de conexión electricidad por toda el área.

     A pesar de estar pegada a la carretera es tranquila, siempre y cuando no te toquen vecinos que estén hasta la madrugada reunidos, poco control en ese sentido, deberíamos acostumbrarnos a respetar las horas de descanso de los demás. El personal muy atento y simpáticos aunque deberían controlar la colocación de los vehículos, los espacios no están delimitados y cada uno se pone a su criterio.

   


     En definitiva Área aceptable aunque es una pena porque tiene mucho potencial, es muy mejorable con algo de inversión, tal como está ahora es muy cara para lo que ofrece (12€/día).

     Teníamos la opción de quedarnos a pie de playa, de hecho había muchas Autocaravanas pero nos habían comentado que en algunos casos la Guardia Civil se pasaba de noche para comunicar que no se podía pernoctar y en otras ocasiones te multaban directamente sin avisar, decidimos no arriesgarnos, aunque es una pena, no tiene precio ver la puesta de sol y levantarte con esas vistas.






     Visita obligada a las Ruinas Romanas de Baelo Claudia, pienso que una gran desconocida, aunque nosotros ya la habíamos visitado no dejó de sorprendernos, ciudad fundada en el s. II a.C. en un enclave estratégico, de suma importancia en el comercio con África y en la industria de la salazón, precursores de la almadraba como arte de pesca.







     Y como no, la Duna de Bolonia, monumento natural, merece la pena el esfuerzo de subirla para ver las impresionantes vistas desde sus más de 30 metros de altura.













     Y si lo que nos interesa es una escapada de playa y relax, su impresionante playa, no hace falta definirla, solo disfrutarla.








viernes, 11 de mayo de 2018

Mayo 2018. Antequera - El Torcal - Laguna de Fuente de Piedra

VIAJE TOTAL: 356.6 km; 10.7 l/100 km; 1 noche - área gratuita


     Nos habían hablado muy bien de esta área y de la ciudad en sí, así que por cercanía aprovechamos un fin de semana corto para visitarla. En realidad se trata de un aparcamiento, relativamente cerca del centro, reservado para autocaravanas y con los servicios necesarios en cuanto a agua, no dispone de conexión eléctrica, está abierta y carece de ningún tipo de sombra, por lo que en breve, por el calor,  va a resultar difícil estar en ella durante el día. No obstante, muchos ayuntamientos deberían aprender de estas iniciativas.

     En cuanto a la visita, sobran las palabras, sin duda merece una visita, pasear por sus calles, visitar la Alcazaba y sus iglesias, degustar su gastronomía. Animo sin ningún tipo de dudas a todo el mundo a visitar Antequera, incluyendo sus Dólmenes. 














     A la mañana siguiente nos dirigimos hacia El Torcal, salimos muy temprano para poder subir hasta el aparcamiento del centro de visitantes, cuando está lleno cierran el acceso inferior y hay que subir los últimos 3 km andando o en autobús de pago. La subida con la Autocaravana sin problemas siempre que no te cruces con algún autobús o incluso coches, no hay sitio para 2 vehículos.



     Todo un acierto, buen aparcamiento con inmejorables vistas para un buen desayuno, como no, a base de molletes de Antequera. Hicimos el recorrido amarillo, un lugar impresionante, tan cerca de Sevilla y no lo habíamos descubierto. Lo recomiendo sin lugar a dudas.





















      Después de un buen almuerzo al solito y con buenas vistas, nos dirigimos de vuelta a Sevilla haciendo una breve parada en la Laguna de Fuente de Piedra para ver los Flamencos, lugar muy bonito pero un poco decepcionante la visita, mejor dicho la explicación de la visita, el primer mirador está a la espalda del Centro de Visitantes, muy buenas vistas pero muy lejos de los flamencos, el segundo mirador nos lo indicaron a más de 2 km, lo que no nos dijeron era que el sendero discurría muy lejano a la laguna y a pleno sol paralelo a una carretera, total, paliza de andar con mucha calor, teniendo la opción de haber llegado por carretera, cosa que hicimos posteriormente.